La biodiversidad de Bocas del Toro

HomeRecomendaciones

La biodiversidad de Bocas del Toro

La belleza escénica de sus playas, su diversidad biológica hace de Bocas del Toro uno de los destinos favoritos de los visitantes tanto nacionales co

La VI edición de Conatur propone integrar a todo el país en el futuro del turismo
Feria en la Comarca Naso, expresión de riqueza cultural e historia milenaria
Copa Airlines inaugura nuevo vuelo al aeropuerto internacional Felipe Ángeles en ciudad de México

La belleza escénica de sus playas, su diversidad biológica hace de Bocas del Toro uno de los destinos favoritos de los visitantes tanto nacionales como internacionales. Su capital es isla Colón, con alrededor de 6,629 habitantes, siendo ésta la más grande y más poblada del archipiélago.

En esta isla, se encuentra el poblado de Bocas con sus pintorescas casas de maderas que denotan la gran presencia de la comunidad afrodescendiente (15,3%, según la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples, 2017). Sin embargo, con el paso de los años este poblado se destaca por tener una cultura muy diversa, puesto que, alberga a ciudadanos de diferentes partes del mundo (italianos, chinos, venezolanos, españoles, canadienses, estadounidenses, mexicanos, entre otros), así como también a los indígenas nativos como los Ngäbe y los Buglé, quienes cultivan y procesan el cacao.

Mientras que los Naso Tjer Di son uno de los últimos grupos indígenas en las Américas que poseen una monarquía tradicional, también está el grupo indígena Bribri, para esta sociedad las mujeres juegan un papel sumamente importante, y son las únicas que pueden heredar tierra o preparar cacao, todos ellos hacen de esta provincia un sitio de interés cultural y para disfrutar en familia.

Sitio biodiverso

Conocido también como el ‘Galápagos del Caribe”, el archipiélago de Bocas del Toro, es uno de los lugares biológicamente más diversos del planeta. Contiene algunos de los bosques lluviosos más extensos en Centroamérica y cuenta con nueve islas principales, 52 cayos y una gran cantidad de islotes, hábitat de aves, reptiles y algún que otro mamífero como manatíes. 

Además, este archipiélago posee el primer Parque Marino Nacional isla Bastimentos, el primero de Panamá y un sitio importante para la anidación de las cuatro especies de tortugas marinas que llegan al lugar para desovar, por lo que fue declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (Unesco) como Patrimonio Mundial de la Humanidad, por lo que se convierte en el mejor destino para el ecoturismo en el país.

Cristina Ordóñez, bióloga y con más de 20 años de vivir en isla Colón, comenta que el archipiélago cuenta con alrededor de 250 km de arrecifes coralinos como base a un sistema biológico de muchas especies. Las costas dentro de las aguas protegidas de este archipiélago se encuentran flanqueadas por manglares, humedales y bosques tropicales. 

A su vez explica que tierra adentro se han identificado más de 130 especies de aves, 50 de mamíferos y 50 de reptiles, muchas de las cuales se encuentran amenazados o en peligro de extinción. “En el ambiente marino, encontramos manatíes, delfines nariz de botella, cuatro especies de tortugas marinas (Canal o Baula (Dermochelys coriacea), Carey (Eretmochelys imbricata), Verde (Chelonia mydas) y Cabezona (Caretta caretta), así como variadas especies de peces, moluscos y crustáceos. Aparte de los bosques tropicales también están las plantaciones de banano y cacao”, detalla.  

Añade que a través de la organización Sea Turtle Conservancy Bocas del Toro, quien mantiene sus oficinas isla Colón y su centro de protección de tortugas en playa Soropta, ubicada dentro del humedal de importancia internacional San San Pond Sack, han logrado que la comunidad sean las mejores aliadas en la conservación de las tortugas. 

“A través de las jornadas de educación ambiental hemos logrado que los habitantes de las comunidades cercanas a las playas de anidación de tortugas entiendan la importancia de éstas ya sea para el turismo y para el medio ambiente”, menciona.

Dentro del humedal, un área protegida con una extensión de 16,125 hectáreas y ubicado en el distrito de Changuinola muy próximo a Costa Rica, se puede notar la gran diversidad biológica que incluye aves migratorias durante la mayor parte del año, y especies importantes como el manatí, lagunas y ambientes marinos costeros que no se han visto en otras áreas del país, además de ser influenciado por diversos ríos que atraviesan el lugar como el Changuinola, el San San y el Sixaola.

“Este humedal se caracteriza por ser una región de baja altitud, casi al nivel del mar y está conformado por seis tipos de vegetación: el bosque tropical pantanoso, bosque tropical pantanoso dominado por palmas, bosque de manglar, matorral de pantano, y el bosque tropical aluvial ocasionalmente inundado, además se registran aproximadamente 265 especies de plantas”, reconoce Ordóñez.

Playas y más

Para los viajeros que solo buscan playas, sin duda quedarán atónitos porque están una cerca de la otra y cualquiera puede satisfacer tal necesidad. En el caso de isla Colón encontrará la playa Estrella, también conocida como “playa Estrella de Mar”, un destino de ecoturismo protegido, donde también podrá experimentar la cultura y la comida afro caribeña de la zona. 

Igualmente está playa Bluff, el mejor sitio para practicar surf de primera categoría, así como también puede aprender sobre los esfuerzos que hacen las organizaciones y los locales para la conservación de tortugas marinas, puesto que es una de las playas donde llegan estos reptiles. En todo el archipiélago el visitante puede disfrutar de muchas otras playas de arena blanca y rojiza y quien quita y tenga la suerte de encontrarse con una tortuga o avistar un delfín nariz de botella.

Según Ordóñez, Bocas del Toro tiene el balance perfecto entre desarrollo y belleza cruda y natural. “Para disfrutar las mejores vacaciones, puedes escoger entre resorts de lujo, eco-lodges en islas privadas hasta hostales al frente de la playa, en fin, un sinnúmero de opciones a módicos precios. 

“Todo visitante puede navegar por las distintas islas o volar en el follaje de la selva en los ziplines, bucear con sumo cuidado por los arrecifes de coral más diversos de la región hasta aprender a surfear en el cálido mar Caribe o embarcarse en otras aventuras de naturaleza. Igualmente puede explorar playas poco exploradas, conocer uno de las últimas monarquías del continente americano, por lo que es imposible descubri las bondades que ofrece Bocas del Toro en un solo viaje. Estoy segura que el visitante luego de su primer viaje sabrá por qué muchos regresan o nunca se van”, explica.

Actualmente Bocas cuenta con dos líneas aéreas Air Panamá y Bocas Air, esta última solo se mueve de Changuinola e Isla Colón por lo que los costos varían según la aerolínea y la temporada.

En cuanto a los protocolos de bioseguridad, es importante mencionar que las fronteras de Panamá están abiertas para viajeros internacionales, bajo algunas medidas protocolares como prioridad a fin de evitar la expansión de la covid-19.

Para ello, los visitantes pueden ingresar al sitio: https://www.atp.gob.pa/asistencia-y-licencias/covid-19/ o llamar al (507)6330-2520 y (507) 526-7291 de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP).

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0