Cinco pasos para prevenir problemas digestivos al envejecer

HomeSalud

Cinco pasos para prevenir problemas digestivos al envejecer

Los problemas estomacales que solían presentarse en la niñez podrían evolucionar en una larga lista de problemas digestivos como el reflujo y la cons

Asma, el alto costo de poder respirar
Como mantener el peso ideal durante el año
YOGA, una práctica milenaria que aporta múltiples beneficios

Los problemas estomacales que solían presentarse en la niñez podrían evolucionar en una larga lista de problemas digestivos como el reflujo y la constipación a medida que uno envejece, pero la buena noticia es que se pueden tratar, siempre y cuando se lleve un estilo de vida saludable.

Maged Rizk, gastroenterólogo en Cleveland Clinic, dijo mediante un comunicado que muchos adultos mayores se obsesionan con sus problemas gastrointestinales y que el tracto gastrointestinal envejece al mismo tiempo que el cuerpo. “Le digo a los pacientes que no se molesten por ello”, detalló.

“Medicinas, inactividad e, incluso, la gravedad puede jugar un papel y contribuir a los problemas digestivos al momento de envejecer”, aclaró Rizk.

Ante esta realidad, el médico mencionó algunas de las causas. “Si la persona ingiere múltiples medicaciones, esto le puede causar una variedad de problemas gastrointestinales, incluidos constipación, diarrea, dolor abdominal, náuseas y úlcera péptica.

Lo otro es la inactividad y deshidratación, este problema es más común al envejecer y puede empeorar la constipación, dijo Rizk.

“La debilidad en el esfínter, vida sedentaria y constipación crónica pueden causar hemorroides, las cuales son venas hinchadas en el tracto gastrointestinal bajo. Las hemorroides son comunes en los adultos mayores”, aclaró.

También explicó que con el paso del tiempo el diafragma puede hundirse, causando un bajo soporte donde el esófago se une con el estómago, llamado hernia hiatal. “Usualmente causa acidez estomacal y reflujo. La medicación suele ayudar, pero en ocasiones una cirugía llega a ser necesaria”.

La dieta

Al envejecer es probable que los hábitos alimenticios cambien. “Probablemente, la persona no tenga interés o energía para preparar una comida balanceada, alta en fibra o cortar frutas y verduras frescas, especialmente si come solo, por ende la comida deja de ser placentera y deliciosa como solía ser.

“Cuando somos pequeños tenemos la mayoría de nuestras papilas gustativas y se van reduciendo gradualmente cuando envejecemos”, señaló Rizk, quién agregó: “una dieta mal balanceada puede causar deficiencia de hierro, B12 y otras vitaminas, que dan como resultado problemas digestivos.

Pasos para mejorar la digestión

De acuerdo con Rizk los problemas digestivos se pueden contraatacar con llevar una dieta saludable, por lo que recomienda añadir fibra a las comidas incluyendo verduras crudas, frutas y muchos granos; reducir el consumo de sal; evitar alimentos blancos como el pan, arroz o papa; durante el día beber agua u otras bebidas descafeinadas, no alcohólicas para que la orina esté casi limpia y comer variedad de proteínas como el frijol, pescado y carnes magras.

Lo otro es evitar las comidas que puedan causar acidez o reflujo. “Para algunos, los productos lácteos producen los mayores problemas estomacales. Para otros, puede ser el gluten. Es diferente para cada uno, por lo que es necesario crear una dieta de eliminación si no está seguro de cuáles son los alimentos que causan problemas. Debe hablar con un doctor sobre examinar cuáles productos alimenticios producen alergia o intolerancia para encontrar a los culpables”.

Es necesario considerar probióticos. Los probióticos son suplementos que contienen baterías “beneficiosas” que son de mucha ayuda. De igual forma no debes tomarlas para la diarrea, al menos que sea después de una infección específica. Los probióticos también vienen en forma de yogures (revisar la etiqueta), chucrut “vivo” (fresco), kombucha y tempeh, afirmó Rizk.

“Los medicamentos de venta libre y las drogas preescritas pueden causar problemas digestivos. Habla con tu doctor por posibles problemas secundarios y pregunta por posibles sustitutos de las medicinas que producen diarrea, náuseas, constipación y otros problemas”, detalló.

Reconoció que el ejercicio y la actividad física ofrecen muchos beneficios para la salud, incluyendo prevenir la constipación. Tener 150 minutos de ejercicio a la semana puede acercarte al camino de una vida saludable. Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda tener dos días a la semana para ejercicios de estiramiento musculas. Sal y mantente en movimiento, tu estómago te lo va a agradecer. “Siguiendo estos pasos podrá mejorar la digestión y limita los problemas de estómago al envejecer”, comentó Rizk.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0