HomeSalud

Ómicron, ¿Qué la diferencia de la delta?

Desde que se conoció el pasado 25 de noviembre, sobre la nueva variante B.1.1.529, denominada ómicron y designada como ‘variante de preocupación’ por

Copa Airlines apunta a fortalecer el liderazgo del Hub de las Américas
L´Oreal declara su propósito como empresa de belleza, inclusiva y sostenible
Prepárate para la aventura a bordo del Norwegian Cruise Line a partir de noviembre 2022 desde Panamá

Desde que se conoció el pasado 25 de noviembre, sobre la nueva variante B.1.1.529, denominada ómicron y designada como ‘variante de preocupación’ por la Organización Mundial de la Salud (OMS), existe una gran preocupación sobre la transmisibilidad, pese a que los expertos aseguran que la genética de esta mutación es muy diferente a las variantes: alfa, beta, gamma y delta, y, que las vacunas son la herramienta que puede impedir que la enfermedad sea grave y se precise de hospitalización.

Según la OMS, la ómicron ha sido reportada en al menos 25 países del mundo y comprender su nivel de gravedad podría tomar varias semanas. “Todas las variantes del SARS-CoV-2, incluida la delta (aparecida por primera vez en julio del 2020) que es dominante a nivel mundial, pueden causar una enfermedad grave o la muerte, en particular para las personas más vulnerables; por lo que la prevención siempre es lo más importante”, según reseña la actualización epidemiológica de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Según los expertos son alrededor de 50 mutaciones que caracterizan a la variante ómicron.

Pero, ¿en qué se diferencia la variante delta de ómicron?

Según los expertos son alrededor de 50 mutaciones que caracterizan a la variante ómicron, 32 de ellas en la proteína espiga, que es la estructura en forma de corona que cubre la superficie del virus y se adhiere a las células humanas para poder infectarlas. Y pese a su elevado número de mutaciones, los médicos creen en la posibilidad de que la nueva variante podría causar síntomas menos graves en aquellas personas que ya cuentan con las dos dosis de la vacuna.

“Los países donde circulan ambas, por ahora, ómicron no ha reemplazado a delta, lo que es un poco tranquilizante, aunque siempre hay que estar vigilantes, no bajar la guardia. Lo otro que nos preocupa es la severidad del contagio por lo que hacemos un llamado a las personas que no estén vacunadas o que hayan tenido covid-19 previo que se vacunen porque eso los protege de la mayoría de las variantes incluso ómicron, ya que queremos evitar que nuevamente tengamos una nueva ola de contagios como la que pasamos a finales de 2020”, recomendó Sandra López Vergés, jefa del departamento de investigación en virología del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (ICGES).

A su vez, la médico afirmó que una vez detectada la variante ómicron en Estados Unidos y Brasil se sabe que va a llegar a Panamá, pero la pregunta es ¿Cuándo va a llegar y qué se hará después que entre al país?  “Yo creo que lo más importante es que independientemente de las variantes, la mayor protección es la vacunación, el uso de mascarillas sobre todo en los lugares cerrados y respetar la burbuja familiar. Si mantenemos estas medidas podremos controlar esta nueva variante en el país como se hizo con delta, ya que contamos con un buen porcentaje de población vacunada”, enfatizó.  

Igualmente añadió que mientras no tengamos a la mayoría de la población vacunada, en el mundo seguirán apareciendo las variantes y tendremos más problemas para controlar esta pandemia porque el virus no tiene fronteras. Además, aclaró que pese a que Panamá es uno de los Panamá con la mejor vigilancia genómica es difícil prever cuándo llegará la variante ómicron.

Mientras no tengamos a la mayoría de la población vacunada, en el mundo seguirán apareciendo las variantes y tendremos más problemas para controlar esta pandemia porque el virus no tiene fronteras».

De acuerdo con CNN, la variante delta tiene su propia constelación de mutaciones aterradoras, que la han convertido en la peor versión del virus hasta ahora. Avanza a toda velocidad por las poblaciones, sustituyendo a variantes más preocupantes que tienen mutaciones que deberían permitirles eludir los efectos de las vacunas, como la variante beta, por ejemplo.

Robert Garry, virólogo de la Universidad de Tulane, quien realizó una comparación directa de las mutaciones observadas en delta y ómicron, detalló a CNN que hay “puntos calientes donde el coronavirus le gusta mutar ahora, pero el hecho de que haya muchas mutaciones no significa necesariamente que se vayan a sumar a un virus más dañino”.

Y que no ve muchas mutaciones importantes que puedan hacer que la versión ómicron sea más contagiosa que la delta.

Otros expertos en genética también señalan que ómicron no lleva algunos de los cambios que ayudaron a que delta fuera tan contagiosa.

La variante ómicron sigue propagándose por el mundo.

Trevor Bedford, científico de genoma y epidemiólogo de la Universidad de Washington y del Centro Oncológico Fred Hutchinson de Seattle, mencionó es su cuenta de Twitter: “Dado que ómicron carece de muchas de las mutaciones no relacionadas con la espiga que parecen contribuir a la mayor capacidad de delta, no me sorprendería que su transmisibilidad intrínseca fuera similar a la de Gamma”, haciendo referencia a un estudio realizado en septiembre por investigadores del Instituto Broad, quienes encontraron al menos tres mutaciones en la variante delta que, según ellos, parecen contribuir a hacerla más transmisible.

Diferencia de los síntomas

Angelique Coetzee, doctora sudafricana, fue la primera en alertar del ómicron y observó en los primeros pacientes unos síntomas distintos con respecto a otras variantes, sobre todo el cansancio extremo en hombres jóvenes y sanos, así como también la afectación en los sentidos del olfato y el gusto. También señaló la fiebre alta, un ritmo cardíaco elevado y la presencia de dolores musculares generalizados, aunque precisó que los casos vistos presentaban una incidencia leve en su sintomatología general, según reportó el diario El Heraldo.

Mientras que la delta se caracteriza por una mayor secreción nasal y mucosidad, dolor de garganta y de cabeza, además de fiebre elevada. Las otras variantes conocidas como Variantes preocupantes (VOC, por sus siglas en inglés) alfa, beta y gamma comparten una serie de síntomas comunes como fiebre, tos seca y cansancio. Otros menos comunes, pero que también pueden darse, son dolores musculares, dolor de garganta, diarrea, dolor de cabeza, conjuntivitis, la mencionada pérdida del sentido del olfato o del gusto y erupciones cutáneas. Los aspectos más severos son los problemas para respirar, la presión en el pecho y la afectación a la movilidad motora, reseñó El Heraldo. 

Por ahora, los científicos de todo el mundo siguen investigando la evolución del ómicron para determinar cuánto podría afectar el curso de la pandemia.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0