HomeActualidad

Una alimentación saludable reduce el riesgo de padecer cáncer

Aunque no existe ningún alimento que pueda prevenir el cáncer, tampoco hay ningún alimento que lo provoque. Sin embargo, una dieta y un estilo de vid

Diseñan vacunas terapéuticas personalizadas para combatir el cáncer  
Los millennials también deberían conocer los síntomas del cáncer de colon
Medicina personalizada, crucial para cerrar brechas en atención oncológica

Aunque no existe ningún alimento que pueda prevenir el cáncer, tampoco hay ningún alimento que lo provoque. Sin embargo, una dieta y un estilo de vida saludables pueden contribuir en gran medida a reducir el riesgo de padecer algunos de los cánceres más recuentes, de acuerdo con especialistas de Cleveland Clinic.

A nivel global, según datos de Organización Mundial de la Salud, alrededor de un tercio de las muertes por cáncer se debe a factores conductuales y dietéticos como el índice de masa corporal elevado, falta de frutas y verduras, actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.

Una alimentación basada en verduras y vegetales verdes ayuda a equilibrar el cuerpo. Foto: Cedida

Joseph Dowdell, dietista oncológico de Cleveland Clinic señala: “La genética y otros problemas de salud también pueden influir en la prevalencia del cáncer, pero suelen estar más fuera de nuestro control. Lo que puedes controlar más fácilmente son los alimentos que eliges para alimentarte».

Mantener un peso saludable puede ayudar a proteger de estos tipos de cáncer y de otras enfermedades crónicas, relató Dowdell, quien también ofrece siete consejos para controlar el peso y reducir el riesgo de cáncer:

El primer consejo del doctor es ingerir más variedad de frutas y verduras. Intente comer al menos tres colores diferentes de frutas y verduras al día. Por ejemplo, añadir en un plato: tomates, zanahorias, piña, lechuga, arándanos, etc. «Comer el arcoíris, es una buena regla, el
pigmento que da color a las frutas y verduras contiene ingredientes que pueden reducir el riesgo de cáncer”, recomendó Dowdell.

De acuerdo con el médico cuando se trata del cáncer, algunos consideran el azúcar como el enemigo público número uno, ya que, el azúcar alimenta todas nuestras células, pero no todos los azúcares son iguales. «El problema no son los alimentos con azúcar natural, como las frutas y los cereales. Son los azúcares añadidos los que pueden provocar obesidad y enfermedades cardiacas. Éstos pueden aumentar el riesgo de cáncer», afirmó Dowdell.

Fuentes de alimentos con azúcares añadidos

El especialista afirma que los panes, galletas saladas, barritas de granola, aliños para ensaladas, yogur, especialmente las variedades con sabor a fruta.

A su vez recomendó tomar suplementos con vitamina D, ya que los niveles bajos de esta vitamina se asocia a un mayor riesgo de cáncer de mama, colon y próstata. «Muy pocos alimentos tienen un alto contenido natural de vitamina D, aunque algunos productos como la leche de soja y de almendras si la poseen. Incluso, la exposición a la luz solar en las mañanas puede ayudar a aumentar la vitamina D, y algunas personas se benefician de los suplementos. Consulte a su médico si los suplementos de vitamina D son adecuados para usted».

Incluir fibra para evitar comer de más

Los alimentos ricos en fibra ayudan a que la persona se sienta saciada durante más tiempo, evitando que busquen más alimentos 10 minutos después de terminar de comer, dice el médico.

Las investigaciones demuestran que los alimentos ricos en fibra liberan moléculas que envían mensajes al cerebro indicándonos que estamos saciados. “Las dietas ricas en fibra se asocian a un menor riesgo de cáncer de colon. Los alimentos ricos en fibra como: cereales integrales. alubias y lentejas, frutos secos, arándanos o manzanas, pueden hacer que se sienta más saciado. Estos son un complemento importante de una dieta que se podría
decir “anticáncer”, ya que ayudan a controlar el peso”, comentó.

Los jugos naturales o los detox ayudan a limpiar el cuerpo. Foto: Cedida

Reducir el consumo de alcohol

Las personas que consumen altos niveles de cerveza específicamente también tienen un mayor riesgo de cáncer de recto. “Las personas con trastorno por consumo de alcohol tienen mayor incidencia de cáncer de hígado y se asocia a un mayor riesgo de cáncer de esófago, garganta y mama”, añadió Dowdell.

A su vez recomendó no abusar del consumo de sal. Según el doctor existen estudios que demuestran que la ingesta de alimentos salados tiene conexión con los cánceres de estómago. “Es preciso repetir que dentro de la dieta se evite los alimentos
curados, ahumados y conservados con nitritos, como embutidos, fiambres y salchichas”, dijo el dietista oncológico de Cleveland Clinic.

Reduzca las grasas a toda costa

Minimizar la ingesta diaria de grasas a, idealmente, 25 o 30 gramos de grasa al día, para mantener su peso a raya. “Es bueno ser exigente con las grasas, y sobre todo las grasas insaturadas cómo: almendras (14 gramos por onza), mantequilla de cacahuete (8 gramos por cucharada), aguacate (10 gramos por media taza), hummus (2 gramos por cucharada)”, recomendó Dowdell.
Según el experto, no existen pruebas científicas actuales que demuestren que una dieta pueda tratar el cáncer. La comida puede ser una parte importante de la vida, ya que, la gente socializa con la comida, a veces lo celebramos con comida y estrechamos lazos mientras cocinamos juntos.

Mientras se esfuerza por reducir el riesgo de cáncer con una dieta sana, haga que sus hábitos alimentarios formen parte de su vida. Sin embargo, cambiar hábitos puede ser complicado o abrumador al inicio. El doctor Dowdell recomendó empezar poco a poco. «Cualquier cambio es difícil. Pero fijarse metas pequeñas y alcanzables hace que los grandes objetivos sean mucho más fáciles de lograr», afirmó Dowdell.

«La comida es poderosa y no hay que temerle», dice el especialista de Cleveland Clinic.

«No estoy diciendo que no se pueda comer un trozo de tarta o darse un pequeño capricho en una barbacoa de vez en cuando. Lo malos es cuando esas prácticas se producen a diario
cuando entran en juego los efectos negativos a largo plazo», destacó.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0