Estudiar sin hambre’, un programa con miras hacia 2021

HomeActualidad

Estudiar sin hambre’, un programa con miras hacia 2021

Este año, durante el periodo escolar que comenzó en marzo, el Gobierno Nacional implementó el programa “Estudiar sin hambre” como un plan piloto en e

Empresas creen en el crecimiento y liderazgo de las mujeres en el sector tecnológico
L´Oreal declara su propósito como empresa de belleza, inclusiva y sostenible
Medicina personalizada, crucial para cerrar brechas en atención oncológica

Este año, durante el periodo escolar que comenzó en marzo, el Gobierno Nacional implementó el programa “Estudiar sin hambre” como un plan piloto en el centro educativo Llano Tugrí, ubicado en la cabecera de la comarca Ngäbe Buglé. Este proyecto, que incluye a los 300 corregimientos más vulnerables del país, tiene como objetivo proporcionar a los estudiantes una alimentación balanceada como complemento de los estudios. Sin embargo, esta iniciativa, la cual fue aprobada mediante la Ley 115 del 5 de diciembre de 2019 y que modifica la ley 35 de 1995 del programa de Alimentación Escolar de Panamá, fue suspendida por la pandemia de la covid-19 que paralizó a las escuelas del país. En ese sentido, ¿qué estrategias se están implementando para 2021 a fin de que este programa tenga el éxito esperado?

Zonia Gallardo de Smith, viceministra académica de educación destacó recientemente en una conferencia regional organizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que Panamá, atendiendo las prioridades de la población afectada por la pobreza multidimensional y el impacto de la covid-19, ha instalado una mesa de trabajo interinstitucional permanente en coordinación con el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) e instituciones públicas, universidades, bancos, empresa privada,  organizaciones, gremios profesionales y egresados, con el objetivo de fortalecer la seguridad alimentaria en dos áreas fundamentales: los huertos escolares, comunitarios e integrales y el inicio del proceso de modernización de la educación agropecuaria media y superior con la transformación de los bachilleres agropecuarios y los 33 institutos profesionales y técnicos agropecuarios.

“La estrategia incluye el fortalecimiento de la agricultura familiar, garantizando las condiciones seguras e ingresos para pequeños agricultores, promoviendo la producción y organización rural, a través de mecanismos de comercialización a la producción local, para atender la demanda alimentaria en los escenarios rurales y áreas comarcales”, mencionó la titular durante la ponencia.

Smith también destacó que el gobierno nacional sancionó la ley que transforma, moderniza y reorganiza el Instituto Nacional de Agricultura (INA) y lo convierte en el Instituto Técnico Superior de Agrotecnología de las Américas al servicio del desarrollo y formación agro tecnológica del recurso humano.

En este sentido, José Bernardo González, director de desarrollo rural del Mida subrayó que el programa tiene dos componentes básicos que son proporcionar una alimentación nutritiva y balanceada a los estudiantes y apoyar a los agricultores con la compra de su producción, para la preparación de los alimentos, en los comedores escolares.

En ese contexto destacó que dentro de los acuerdos están analizar las necesidades nutricionales en los territorios donde están las escuelas que se van a beneficiar con el programa y cómo se organizan para atender a los productores de estas comunidades para que tengan una oferta de alimentos de calidad -nutritiva- para que los estudiantes tengan comida durante el año escolar, el cual comenzará la primera semana de febrero, y de forma semipresencial.

Los programas de alimentación complementaria y “Estudiar sin Hambre” son de interés nacional, con prioridad en las zonas rurales y comarcales; mientras que en las áreas urbanas serán focalizados, de acuerdo a los criterios que establezca la Dirección Nacional de Nutrición y Salud escolar del Ministerio de Educación (Meduca), a fin de brindar una alimentación de calidad con productos 100% panameños.

Con una alimentación adecuada se mejora el rendimiento y desempeño académico de los estudiantes, razón por la cual en 1995 se creó el Programa de Distribución del Vaso de Leche y la galleta nutricional o crema enriquecida, en los centros oficiales de educación preescolar y básica general.

Según el informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2018, publicado por la FAO, Panamá es el cuarto país de América Latina con mayor desnutrición infantil, con unos 68 mil menores de 5 años que no comen lo suficiente, un 19.1% de la población infantil panameña.

“La prevalencia del retardo en el crecimiento afecta al 19% de los menores de 5 años en Panamá, mientras que en las comarcas representa el 62%, lo cual se replica en las poblaciones estudiantiles pre media y media, las cuales muchas veces llegan a los centros escolares sin haber ingerido alimentos”, reconoce el organismo internacional.

A la larga esta situación genera factores de riesgo, entre los que se destaca la deserción escolar, situación que este año aumentó debido a la pandemia.

Según el Meduca más de 57 mil estudiantes han quedado fuera del sistema escolar este año.

Menús saludables y culturalmente apropiados

Estudiar sin Hambre fomenta una alimentación nutritiva, saludable, balanceada e inocua para todos los estudiantes. Para ello, un equipo de nutricionistas del Ministerio de Educación, el Ministerio de Salud y la FAO participó en la elaboración de los menús escolares, tomando en cuenta los requerimientos energéticos diarios para llevar una vida sana y activa, y las Guía Alimentarias Basadas en Alimentos de Panamá, detalla la FAO en su portal oficial.

Los menús escolares serán de carácter cíclico, tomando en cuenta la oferta alimentaria local y con pertinencia cultural. Durante este periodo inicial, se validará la aceptación de los menús entre los escolares participantes en el programa.

Las instituciones también colaboran en la capacitación para la manipulación y preparación de los alimentos a quienes preparan los alimentos en las escuelas y a los docentes en materia de alimentación escolar, incluyendo herramientas pedagógicas nutricionales y ambientales.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0