HomeActualidad

Guía para hacer avistamiento de cetáceos de manera responsable y sostenible

Las playas de Panamá ya están preparadas para recibir a las ballenas jorobadas, uno de los fenómenos naturales más esperados por los turistas. Desde

Hoteles del país se unen a la celebración de fiestas patrias
Motociclista indonesio retoma su gira por América hasta Alaska
Se acerca el Festival Nacional de la Caña de Azúcar, el Guarapo y sus Derivados

Las playas de Panamá ya están preparadas para recibir a las ballenas jorobadas, uno de los fenómenos naturales más esperados por los turistas. Desde julio hasta octubre, estos mamíferos marinos provenientes del Pacífico Sur, llegan a los mares panameños, especialmente al archipiélago de Las Perlas, isla Contadora, las provincias de Herrera y Los Santos, a reproducirse y dar a luz a sus crías din riesgos.

Estos meses son propicios para que los visitantes extranjeros y nacionales se den una vuelta por los sitios en mención y logren ver con certeza a los gigantes marinos. Este ejercicio está regulado por el Protocolo de Avistamiento resolución DM 0144 de 12 de julio de 2022 y dicta otras reglas para realizar una observación responsable de los cetáceos en su hábitat natural.

En ese sentido, el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente), hace un llamado a la ciudadanía a que realicen un avistamiento de cetáceos de manera correcta, sin perjudicar a la fauna marina y, a fin de no incurrir en contravención del Código de Conducta de la norma de avistamientos, se recomienda lo siguiente:

1- Las distancias máximas de aproximación establecidas son hasta 100 m para delfines y 250 para ballenas, con una duración de 30 minutos como máximo y caso de observar crías el tiempo se reduce a 15 minutos.
No cumplir esto incurre en avistamiento no responsable y es peligroso para el público porque puede modificar de manera negativa el comportamiento de los animales a la presencia de embarcaciones, ya que estos mamíferos suelen tener crías o se encuentran en comportamientos referentes al cortejo y apareamiento, que en el caso de los machos de las ballenas jorobadas incluye grandes saltos, (animal de 30 toneladas, que salta a una altura de más o menos 15 metros).

Tan solo un cuerpo descomunal, como el de estas, desplaza volúmenes de agua inmensos, esto es peligroso porque podría voltear el bote.

2- Lissette Trejos, médico veterinaria de MiAmbiente, manifiesta que en el caso de los delfines el peligro de colisión aumenta, ya que los juveniles de esta especie, como en todos los mamíferos, son imprudentes y curiosos. Sin embargo, existe el acercamiento involuntario donde los animales utilizan las olas generadas por el movimiento de la embarcación cortando el agua, donde aprovechan para realizar juegos durante la interacción.

Foto: Cortesía de MiAmbiente

“Esto los pone en peligro de una herida por la interacción con la propela de la embarcación; además, pueden tener virus en sus vías respiratorias, que al ser expulsados por su respiración pueden propagar enfermedades zoonóticas que pueden ser propensa a ser captada y afectando a los turistas o viscerversa”, detalla.

Además, estos grupos suelen tener crías pequeñas y, como toda madre, protegerá a su camada de cualquier acto que ella entienda como peligro. “Recordemos que para ellas somos una perturbación a su hábitat, por ende, somos un peligro a su cría”, menciona Trejos.
La aproximación debe ser paralela al grupo o manada, ni dispersar el grupo; no se debe realizar contario al deplazamiento, ni moverse más rápido que animal más lento del grupo.

En caso, de incumplir ante esta norma se dicta los siguientes puntos:
A) En caso de colisión de la embarcación con un cetáceo, la multa mínima será de seis mil balboas (B/. 6,000.00).
b) Cuando la embarcación se aproxime a un cetáceo a menos de 50 a 99 metros, la multa mínima será de cinco mil balboas (B/. 5,000.00).
c) Cuando la embarcación se aproxime a una ballena o grupo de ballenas a una distancia que oscile a 249 metros, la multa mínima será de tres mil quinientos balboas (B/.3,500.00).
d) Cuando la embarcación se aproxime a un delfín o grupo de delfines, a una distancia que oscile a 99 metros, la multa mínima será de tres mil quinientos balboas (B/.3,500.00).

De parte de MiAmbiente se les invita a disfrutar de la actividad de avistamiento de la mejor manera, utilizando los boteros que estén acorde a las regulaciones.

Si nota que el líder de embarcación no sigue las reglas descritas, hacer las denuncias correspondientes, puede hacer el reporte a la línea de gratuita 311, o a través de las redes sociales @MiAmbientePma, www.miambiente.gob.pa.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0