Hipertensión en el embarazo y riesgo cardiovascular

HomeSalud

Hipertensión en el embarazo y riesgo cardiovascular

La presión arterial alta también llamada hipertensión puede ser un serio riesgo en el embarazo. Aproximadamente del 2% al 8% de las mujeres emba

YOGA, una práctica milenaria que aporta múltiples beneficios
Asma, el alto costo de poder respirar
La leche, una de las bebidas con mejor índice de hidratación

La presión arterial alta también llamada hipertensión puede ser un serio riesgo en el embarazo. Aproximadamente del 2% al 8% de las mujeres embarazadas en todo el mundo son diagnosticadas con hipertensión gestacional o preeclampsia, una complicación caracterizada por presión arterial alta que generalmente comienza después de 20 semanas de embarazo en mujeres cuya presión arterial había sido normal.

En ese sentido, investigadores Massachusetts General Hospital (Mass General), confirmaron mediante un estudio que las mujeres diagnosticadas con preeclampsia en su primer embarazo tienen un mayor riesgo de ataque cardíaco o muerte cardiovascular que las mujeres sin esos antecedentes, y que este riesgo elevado persiste al menos hasta los 60 años.

Michael C. Honigberg, MD, MPP, autor principal de la investigación de la División de Cardiología de Massachusetts General Hospital (Mass General), destacó que las investigaciones realizadas en la última década han demostrado que existen factores de riesgo específicos del sexo para las enfermedades cardiovasculares entre las mujeres. El médico también añadió que aún había algunas lagunas significativas en nuestra comprensión de esos riesgos, y una de ellas era si el riesgo elevado persiste a largo plazo después de un embarazo hipertensivo, o si otras mujeres hacen una ‘compensación’ a medida que el riesgo cardiovascular aumenta con la edad en la población en general.

El estudio, publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology,  analizó una media de siete años de datos de seguimiento de más de 220.000 mujeres que fueron reclutadas entre 2006 y 2010 por el UK Biobank, una gran cohorte de investigación en el Reino Unido. El estudio hizo tres hallazgos significativos, según mencionó el comunicado.

En primer lugar, las mujeres con antecedentes de embarazo hipertensivo presentaban arterias más rígidas y una tasa de hipertensión crónica entre dos y cinco veces superior en los distintos grupos de edad, en comparación con los sujetos de control.

En segundo lugar, eran más propensas a desarrollar condiciones cardiovasculares con el paso del tiempo, entre las que se encontraban la enfermedad arterial coronaria, como habían sugerido investigaciones anteriores, la insuficiencia cardíaca y dos tipos de valvulopatías — estenosis aórtica y regurgitación mitral — que no se habían asociado previamente con el embarazo hipertensivo.

En tercer lugar, el estudio descubrió que entre la mitad y un tercio del riesgo de enfermedad coronaria e insuficiencia cardíaca se debía a la hipertensión crónica, lo que, según Honigberg, “implica que el tratamiento de la hipertensión puede ser especialmente importante en esta población”. En futuros estudios, dijo, se podrían estudiar nuevos enfoques para tratar la hipertensión o simplemente tratar la condición de forma más agresiva en mujeres que han tenido al menos un embarazo hipertensivo.

“Todavía estamos investigando cómo predecir y prevenir los trastornos hipertensivos en el embarazo”, dijo Honigberg, quien estuvo acompañado de Seyedeh Maryam Zekavat, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale; Krishna Aragam, de la División de Cardiología de Mass General; Derek Klarin, del Programa de Genética Médica y Poblacional del Instituto Broad; Deepak L. Bhatt de la División Cardiovascular de Brigham and Women’s Hospital; Nandita S. Scott, de la División de Cardiología de Mass General; Gina M. Peloso, del Departamento de Bioestadística de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston y Pradeep Natarajan, de la División de Cardiología de Mass General.

El investigador continuó: “pero lo que podemos hacer es mirar hacia adelante y tratar de mitigar el riesgo de que estas mujeres desarrollen enfermedades cardiovasculares más adelante. Eso incluye modificaciones de sentido común para la salud del corazón, como hacer ejercicio, comer sano, no fumar y controlar el peso. Además, algunas pueden beneficiarse de la medicación preventiva”. “Uno se sorprendería de la poca cantidad de médicos que no son gineco-obstetras — incluidos los cardiólogos — que preguntan a sus pacientes mujeres si han tenido alguna enfermedad hipertensiva en el embarazo», dijo Honigberg. “Esta investigación subraya realmente la importancia de que los médicos pregunten sobre estos antecedentes y de que las mujeres los compartan”, constató.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0