China, entre civilización milenaria y desarrollo tecnológico

HomeDestinos

China, entre civilización milenaria y desarrollo tecnológico

Por: Yelina Pérez Sánchez Panamá y China celebraron cuatro años de establecer relaciones diplomáticas en junio pasado. El gigante asiático, como l

Descubriendo el mágico Eje Cafetero en El Quindío, Colombia
Prepárate para la aventura a bordo del Norwegian Cruise Line a partir de noviembre 2022 desde Panamá
Copa Airlines apunta a fortalecer el liderazgo del Hub de las Américas

Por: Yelina Pérez Sánchez

Panamá y China celebraron cuatro años de establecer relaciones diplomáticas en junio pasado. El gigante asiático, como le llaman a este país, cuenta con la cultura más milenaria del mundo, abarcando más de 5,000 años de historia. Ahora bien, cuando planifique un viaje a esta nación, la parada obligada será en la Gran Muralla China, la cual tuve la oportunidad de conocer en 2016.

Se trata de una de esas piezas únicas de ingeniería y de impresionante valor arquitectónico, con una longitud de 21 mil 200 kilómetros si tomamos en cuenta todas sus ramificaciones. Ante tal magnitud, es lógico pensar que no se puede recorrer esta colosal obra en un día, por eso al visitarla el sector más recomendado es Mutianyu, por ser una de las zonas menos concurridas por los visitantes, se ubica a 73 kilómetros de Pekín (capital de la República Popular China) y conecta el tramo de Jiankou al este y el Pase de Baima al oeste.

La zona de Mutianyu está bien preservada y es buena alternativa para los que quieren evitarse la gran muchedumbre que se concentra en Badaling (situada en el condado de Yanqing). La Muralla de Mutianyu se destaca por la forma de acceder, ya que se puede subir en telesilla o caminando, éste último no lo recomendamos a no ser que disponga de tiempo y una buena forma física.

Para esta travesía el telesilla es la opción ideal ya que incluye el descenso en tobogán, de 1.5 kilómetros de longitud, cuyas estructuras metálicas brindan una sensación de velocidad muy emocionante mientras se disfruta de las vistas de las montañas y su vegetación hasta llegar al destino final. Lo interesante es que en todo el trayecto hay cámaras de seguridad y megáfonos que indican las curvas que se acercan. Los orígenes de Mutianyu se remontan al siglo VI, si bien con posterioridad fue reconstruida por la dinastía Ming, entre los años 1400 y 1600.

Luego de pasar un rato agradable por la Gran Muralla -considerada una de las nuevas siete maravillas del mundo y designada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987- la visita prosigue en la Plaza de Tiananmén, la más importante de toda China y una de las más grande que existe en el mundo.

En los lados este y oeste de esta plaza se encuentran dos edificios importantes: el Museo Nacional de China (en él reposa la historia y la revolución de toda China) y el Gran Palacio del Pueblo, en este último se realizaban los congresos más importantes de China. Mientras que en el centro de la plaza se alza el Monumento a los Héroes del Pueblo, un obelisco de granito de 38 metros de altura que presenta algunas inscripciones de los más destacados líderes comunistas chinos. En esta plaza los visitantes pueden escoger qué edificio desean visitar, solo que hay que ir con calma porque las filas son enormes.

Más hacia el centro de la Plaza de Tiananmén se encuentra el Mausoleo de Mao Zedong, edificio en el que yace el cuerpo embalsamado del líder comunista chino, fundador de la República Popular China en 1949, de seguro no querrá perderse esta historia. Al norte está la Puerta de Tiananmén o Puerta de la Paz Celestial, que muestra un retrato de Mao con un letrero que dice: “Viva la República Popular China y viva la amistad entre todos los pueblos del mundo”. Esta puerta es la que da acceso a la Ciudad Prohibida declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987, y catalogada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (Unesco) como la mayor colección de estructuras antiguas que se conservan en el mundo. Este majestuoso complejo arquitectónico que data de principios del siglo XV fue el palacio imperial chino de la dinastía Ming hasta el final de la dinastía Qing.

Actualmente China es el país más poblado del mundo con 1.411.780.000 miles de millones de habitantes según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas y la Oficina del Grupo Líder del Séptimo Censo Nacional del Consejo de Estado a finales de 2020.  Ocupando de esta manera alrededor del 19% de la población total del mundo, el equivalente a la población total de Europa más Australia, África, América del Norte y América Central. 

País de la alta tecnología

China, aparte de ser uno de los países con una de las culturas más antiguas y complejas del mundo, también es una de las naciones con el mayor desarrollo tecnológico e innovación. Un vivo ejemplo es la cosmopolita y pujante ciudad de Shanghái, considerada como la capital de la alta tecnología, puesto que allí se concentran compañías como Huawei Technologies, Lenovo, Xiaomi, Zte y otros.

De noche Shanghái se transforma, se vuelve la ciudad del futuro, te encuentras con muchos contrastes visuales, colores vivos acompañados de un ritmo de vida incansable, de allí el apodo de “la ciudad que nunca duerme”. Está rodeada por el río Huangpu, que yace sobre el delta del río Yangtsé, el tercero más largo del mundo.

Muy cerca del Bund (una zona peatonal de dos kilómetros de longitud que recorre la parte oeste del río Huangpu) se encuentra el Barrio Antiguo, conocido por los lugareños como Nán Shi (ciudad del sur). En este barrio se encuentran los templos que evocan la época imperial de China durante las dinastías Ming y Qing.

Al entrar a la zona de noche, aparece la China más tradicional. Sus calles se vuelven estrechas debido a la multitud de personas que a diario visitan el barrio. Desde lejos se percibe el olor a incienso, a ambos lados de la calle se observan puestos de ventas de comida, tiendas de ropa y souvenirs, casas de té, restaurantes, bares, en fin, un estilo de vida diferente al resto de la ciudad actual. Lo que llaman Old Street (la calle Fangbang Zhonglu) es un espectáculo callejero, desde donde se puede apreciar la disposición circular que refleja la huella de la vieja ciudad amurallada —que fue derribada en el siglo XVI— para defenderse del saqueo de los piratas japoneses. Seguido se encuentran los jardines Yuyuan, de estilo tradicional, construidos entre 1559 y 1577 durante la dinastía Ming. Colmado de estanques, puentes de madera, pabellones y una exuberante vegetación, invita al viajero a detenerse allí todo el día.

Shanghái es la ciudad más poblada de China, con más de 25 millones de habitantes, y su desarrollo provoca cambios tan veloces que muchas veces sus propios habitantes son incapaces de orientarse adecuadamente.

El Silicon Valley

Shenzhen es prácticamente una de las ciudades más jóvenes, ya que décadas atrás era una villa de pescadores. Actualmente es considerada como el Silicon Valley de China, ya que aquí se encuentra la casa matriz de Huawei, segundo productor mundial de teléfonos inteligentes y líder en redes de telecomunicaciones, y Tencent, una de las mayores empresas de videojuegos del mundo y creadora deWeChat, el Whatsapp chino, con mil millones de usuarios.

Shenzhen cuanta con 12,59 millones de habitantes actualmente.

No podría terminar este artículo sin dejar de hablar de Hong Kong una región administrativa especial de China formada por una península y varias islas situadas en la costa sur del Mar de la China Meridional, en el delta del río Perla.

Al llegar a Hong Kong, notas enseguida las muchas diferencias de esta ciudad con el resto de China. Una de ellas es que por las calles de esta ciudad se conduce del lado izquierdo y no se toca la bocina de los autos y la razón es clara, es que hasta el 1 de julio de 1997 fue colonia del Reino Unido.
Actualmente Hong Kong, al igual que Shanghái, es una ciudad que no duerme, con decenas de visitas de ocio, decenas de mercados y mercadillos callejeros y con skylines que deja en segundo plano al de ciudades como Nueva York.

Los rascacielos en la orilla de la bahía Victoria se mezclan con las empinadas calles que bajan de la cima del Victoria Peak (una montaña en el centro occidental de Hong Kong conocida también como el Monte Austin) que para subirlo se hace a través de un funicular o en auto propio. En lo alto de esta montaña hay un complejo comercial, restaurantes y miradores con vistas espectaculares de sus rascacielos, el gigantesco puerto y su centro financiero global.
Una vez bajas de la montaña, dos imponentes estatuas de Kwun Yam y Tin Hau, dioses protectores de los pescadores, dominan los pintorescos jardines que conducen hasta la playa Repulse Bay, un área que antes era solo de residencias de lujo, y hoy es un centro turístico de playa.

Desde este sitio también se puede observar la mansión del reconocido actor hongkonés Jackie Chan. Mientras que en la avenida de las estrellas de Hong Kong encontramos el monumento en honor al recordado actor de artes marciales Bruce Lee.

Aunque Hong Kong regresó al dominio chino en 1997, el legado colonial británico ha perdurado y con ello, diferencias históricas, culturales, económicas, gastronómicas, legales y de estilo de vida.